jueves, 27 de diciembre de 2012

Las tierras del trasgo: Corcia


Corcia, por Óscar Pérez. Clic para ampliar.

"Habían cabalgado hasta extenuar a los caballos durante cuatro días, dejando su nación atrás y adentrándose en el reino de Corcia: vecino de Esidia al sur, era una tierra de gloria pasada, de batallas ganadas y guerras perdidas, de ruinas habitadas por leyendas y palacios con columnas de mármol cubiertas de clemátides y jazmines; poblada por campesinos, labriegos, pastores y príncipes tan ociosos como arrogantes envueltos en un ayer recogido en versos que tapaba las vergüenzas de un presente desnudo. Esidia y el resto de reinos fronterizos siempre habían mantenido las distancias con aquella nación triste, eludiendo tanto el conflicto como la alianza, pues si prefería lamerse las heridas y añorar tiempos mejores, ¿quiénes eran ellos para impedirlo? Durante sus días de gloria, Corcia reclamó para sí el oeste del continente, llenando el mar de galeras, hasta que las luchas intestinas terminaron por convertirla en una sombra de lo que fue. Sin embargo, lo más desolador no era el hecho de tener aún fresco el recuerdo de lo que se perdió, sino la absoluta falta de deseo de recuperarlo. Corcia era, a ojos de una buena parte del continente, una nación que reposaba en su lecho de muerte, abandonándose como una dama ebria mientras seductores recuerdos la hacían sonreír de forma bobalicona."

Fragmento de El Rey Trasgo, la Ciudadela y la Montaña

martes, 18 de diciembre de 2012

Batería de novedades

Hay un buen puñado de buenas noticias, así que vamos a ello.

Kelonia Editorial ha lanzado una serie de jugosas ofertas para las fiestas de navidad que os recomiendo estudiar, porque hay opciones muy interesantes. Si andáis detrás de El Rey Trasgo, tenéis la oportunidad de haceros con él en los siguientes packs:
  • ERT + Butterfly (esta última la puedes pedir firmada) por 19€.
  • ERT + El letargo del pájaro de fuego por 26,95€.
  • ERT + Orpheus, ganadora del premio Domingo Santos 2012, por 24,95€.
Podéis acceder al listado completo AQUÍ

Más cosas: Bárbara Hernández -portadista de la novela- tuvo el detalle de dibujar esta maravillosa Naié con acuarelas y tinta. El resultado es espectacular y no puedo sino agradecerle el enorme cariño que ha impreso en este trabajo. Las sombras y la llama de la antorcha son cautivadoras, pero es la mirada la que atrapa: temerosa pero determinada, asustada pero curiosa. Captó la esencia del personaje cuando lo leyó y lo ha vuelto a hacer con esta ilustración. Gracias, Bárbara.

Naié, por Bárbara Hernández. Clic para ampliar.

El Rey Trasgo es una de las recomendaciones de la web FantasyMundo, que ha elaborado un ecléctico listado en el que cabe de todo: desde la fantasía hasta la novela histórica, desde gigantes como Eco, Dick o Pratchet a autores que despuntan con paso firme como Claudio Cerdán y Juande Garduño, pasando por escritores de la talla de Posterguillo, Palma, Negrete y Sisí, que llevan bien alto y con gran éxito el pabellón de los autores españoles. Que el trasgo se cuente entre recomendaciones de semejante calibre me honra. Podéis acceder a él haciendo click AQUÍ o en el símbolo de la web al final del párrafo. Seguro que encontrareis algo de vuestro gusto. 

Dos webs de reseñas más han dedicado sendos análisis a El Rey Trasgo: El Rincón de Koreander (que pronto publicará una entrevista, terminada de responder hoy mismo) y Donde Acaba el Infinito. El autor de este último blog ha presentado su reseña como candidata a los premios Libros y Literatura 2012, así que ya estáis tardando en votarle. Y así, poco a poco, ya son veinte las reseñas sobre el libro. ¿Qué puedo decir que no haya dicho ya? Gracias por hacerlo posible.

miércoles, 28 de noviembre de 2012

Las tierras del trasgo: Grithar


Grithar, por Óscar Pérez. Clic para ampliar.

Durante la travesía gustaba de salir a cubierta, cuando el tiempo le permitía aquel lujo. Lejos, muy lejos, titilaban las luces ambarinas de los faros.

Cuando partió, el navío bañado de alba recibió las caricias del mar con vaivenes tímidos, dejándose lisonjear por sus lametazos. Pero al paso del día, como un amante que ardiese con cada nuevo roce y excitado por la luna temprana, el mar arrojaba furiosos envites, besos de espuma que amenazaban con arrastrar el barco en un abrazo que duraría toda la eternidad. Los truenos y las gotas de lluvia redoblaban sus tambores y barriles, dando música al romance. Dentro de la embarcación, silencio.

Adrik apretó contra el pecho a su hermano pequeño, que se había quedado dormido de tanto escuchar los latidos serenos allí encerrados. Madre, con la sonrisa empapada de sudor, le había llamado Dalen antes de que la vida le abandonase por el cordón umbilical; "Promesa" en la lengua de su tierra. Una promesa para Adrik: abandonar Qoria, donde la única elección para un muchacho era entre el hambre y la muerte, poner rumbo al sur a través de Grithar y no mirar atrás.

Había tardado años en reunir el dinero: segó campos, vendió pieles, limpió cuadras. Cuando le pidieron matar, lo hizo con las manos frías y musitó disculpas entre lloros mientras la sangre se le secaba bajo las uñas. Pero lo había conseguido. A cambio de tres onzas de oro, dos de plata y una de cobre, como era tradición, un mercader les dio la bienvenida a bordo de su barco. "Son esclavos", diría una vez en tierra para explicar la compañía de seis hombres, tres mujeres y tres niños, además de la tripulación, "esclavos para el continente, que los fuertes brazos del norte son tan apreciados como las especias del sur".

Al cuarto día tocaron tierra. Adrik y Dalen escucharon las instrucciones del mercader mientras sentían timbales en cada nervio de sus cuerpos: abandonarían el barco solo cuando él se lo indicase, con las manos atadas y la cabeza gacha. Simular flaqueza no les sería difícil, ya que apenas habían probado el pan durante el viaje, aunque Adrik pensó que quizá le costase contener la sonrisa. Cuando el comerciante se hubo marchado, miró a su hermano.

—¿Estás listo?

Y aquella cabeza, todo ojos y sonrisa apretada, asintió rápido.

Cuando el portón descendió, apenas entró luz. Una cortina de agua se desvió de la cascada que caía del cielo y se estrelló contra ellos como un enjambre. El aire era frío y salino, pero traía promesas en sus húmedas caricias. Más allá del umbral se extendía la negrura de una playa coronada por acantilados, tintada por el fuego de los faros.

Los hombres que rodeaban el barco eran tan siniestros como las tierras que guarecían: ballesteros tocados por capuchas de pico mantenían las armas listas desde los riscos y guerreros de largas melenas cruzaban las lanzas sobre el emblema del cangrejo que vestía sus pechos. En medio, situado ante la abertura que daba acceso al interior del barco, uno de los legendarios guardias de coral. Quizá fuese la capa, la armadura de escamas o el modo en el que resistía estoico los enviones de la tormenta, pero había algo fascinante en su presencia. Adrik tardó en comprobar que los ojos del centinela eran dos enormes cuentas oscuras y cuando lo hizo, se estremeció.

—Fuera del barco —ordenó uno de los guerreros. Obedecieron despacio y cuando el primer cuerpo hubo hundido los pies en la arena, los ballesteros apuntaron al unísono. El miedo interrumpió la marcha de la fila pero Adrik, que la encabezaba, apretó los dientes y avanzó mientras ríos dulces de lluvia se precipitaban por sus facciones. No pasó mucho tiempo hasta que los doce cuerpos maniatados quedaron a la intemperie. Dos hombres de Grithar entraron en la nave y comprobaron que no quedaba nadie. Cerraron la entrada.

Adrik miró hacia atrás para encontrar su mirada con la de Dalen. Lejos, en el mar, una bestia cornuda escupía al cielo con su propia llovizna, como si arrojase un desafío.

—De rodillas —dijo el guardia de coral. Adrik pensó que les robarían las pertenencias, pero no le importaba. Entraría desnudo en Grithar si hacía falta. Ya quedaba poco.

Se disponía a obedecer cuando vio al mercader descargando arcas con sus hombres al otro lado del navío. Estaba afanado en la tarea mientras comprobaba un pergamino, pero durante un instante iluminado por un relámpago, los rostros del comerciante y el falso esclavo se cruzaron. Y bajo aquellas cejas espesas, Adrik vio lástima.

Uno de los guerreros apuntó hacia los niños e hizo una pregunta silenciosa al guerrero cubierto de escamas. Este se apartó un mechón del rostro y murmuró una única palabra.

—De rodillas, todos —repitió.

Adrik gritó antes de echar a correr hacia su hermano, pero el asta de una lanza se le hundió en la boca del estómago.

—No es personal, muchacho —gruñó una cara surcada de viruelas—. Grithar no puede dar de comer a más bocas que las suyas. No es hogar para el espía, el invasor ni el hambriento.

Hombres ataviados con el cangrejo se situaron tras los viajeros, que se miraban confundidos entre ellos. Los niños solo obedecían cuando notaban las manos ásperas de los guardias sobre los hombros.

—Mantened la fila. De rodillas —dijo el de los ojos negros. Adrik sintió cómo le pateaban las piernas hasta que se dobló. Se resistía, así que el siguiente golpe le sacudió la nuca.

—¡Dalen!, ¡Dalen! —bramó mientras hincaban al pequeño en la tierra negra—. ¡Monstruos!, ¡malnacidos!, ¡solo es un niño! ¡Solo es un niño!

La lanza salió limpia por aquel pecho menudo y nueve años de promesas dieron de beber sangre a la arena.

—¡Dalen! —La garganta no podía contener tanto dolor, que se desbordó por su nariz, por sus ojos, por sus pantalones. Gritó hasta quebrar la voz. No tardó en sentir la punta afilada en la espalda.

Y las gotas de lluvia se mezclaron con sus lágrimas y sus últimas palabras.

martes, 20 de noviembre de 2012

Dedicatoria de Bárbara Hernández

Esta es la impresionante dedicatoria que Bárbara Hernández, portadista de la novela, ha hecho para un amigo. Un trabajo increíble, su dominio de la tinta es algo digno de admirar.


jueves, 25 de octubre de 2012

Trasgo de peluche de Creaciones Alraune

Mi amiga Alraune, modista viguesa y adalid femenina del buen gusto, tuvo el enorme detalle de crear este simpático peluche de un trasgo con motivo de la publicación de la novela. La idea, según me contó, nace de la dedicatoria que hice para mi amigo Jaime, que tanto me ayudó a documentarme acerca de la esgrima antigua: en ella, un muñeco de dibujo realiza un movimiento con una espada de mano y media, sobre un muñeco de trapo y madera que representa a un trasgo.

El simpático trasguete de entrenamiento inspiró a Alraune para dar vida al peluche, que precisamente por ser tan diferente a los trasgos de la novela y más parecido a otras representaciones de criaturas fantásticas (en las que tienen rasgos animales), resulta encantador. Si queréis más fotos, podéis encontrarlas haciendo clic aquí. Os recomiendo encarecidamente que visitéis con frecuencia su blog, Creaciones Alraune, donde cuelga todos sus trabajos: abalorios, ropa a medida, steampunk, de época... He podido ver y tocar el resultado y es espectacular, así que no os lo perdáis.   

lunes, 22 de octubre de 2012

Las tierras del trasgo: Iza


Iza, por Óscar Pérez. Clic para ampliar.

El salón, teñido de bronce por las velas, vibraba con el vuelo de las palabras y el aroma de la carne.

—¡Cuéntanos una de tus historias, Vlad el Viajero! —chilló una voz recién llegada a la madurez desde el fondo de la mesa. Su petición encontró eco en el clamor de los hombres, que golpearon la mesa con los puños para demandar silencio hasta que solo se escuchó el crepitar del fuego bajo los calderos. El rey extendió la mano hacia Vlad el Viajero para cederle la palabra y este se levantó despacio, dejó el tambor con el que gustaba de amenizar las veladas cerca de él y se deslizó los dedos por la barba, como hacía siempre antes de hablar. Cuando hubo terminado de acicalarse cogió el cuerno, bebió largo y alzó la mano libre hacia el techo de la sala.

—Aún hoy me debato al pensar qué fue más difícil, si llegar al corazón de Iza o entender a sus gentes —empezó—. La misma tierra la protege, con muros no de ladrillo sino de montaña: quien quiera adentrarse en ella habrá de ser tan arrojado como el legendario Iksandros o pagar bien, y cuando digo bien quiero decir muy bien, a los guías locales. Y rezar mucho para que no decidan matarte por el camino y quedarse con todo lo que llevas encima. O para no ser emboscado por alguna de las tribus de pastores que moran en las cumbres. Secas, áridas, afiladas, como dentaduras de wyverna puestas a secar al sol, cubiertas por la arena de los años hasta convertirse en picos infranqueables. En verano, el calor hace que tu piel se llene de ampollas; en invierno, la ventisca te la arranca de la carne a jirones.

 —¿Cómo sobreviviste, Vlad el Viajero? —Nadie se hubiese atrevido a sugerir que las peripecias del anciano eran inventadas: por si los recuerdos que traía consigo no bastaban para fulminar el escepticismo, las misivas que recibía la ciudad desde las cuatro esquinas del mundo confirmaba que si en un rincón del continente había seres humanos, estos habían visto a un peregrino de cabellera plateada por sus tierras.

—Pagué a una tribu de la montaña con parte de la plata que llevaba encima. Les dije: «En el interior de la ciudad me espera un amigo, él me dará la otra parte del pago, que será aún más generosa que esta». Así me aseguré de que no me abandonarían a mi suerte. —La estancia rompió en aplausos, encantada por la sagacidad del viajero—. El horizonte no prometía esperanza: solo roca, como olas detenidas en el tiempo. Parecía que en aquella tierra no latía corazón alguno, ya fuese de bestia o de hombre, de animal o de trasgo, así que pregunté sobre el fabuloso ser que mora por los riscos, el leopardo de las nieves.

»Uno de los guías se volvió hacia mí, con su perilla rala y su nariz como un gancho. —Se acercó malencarado a un comensal, que retuvo el bocado entre los carrillos—. "El leopardo es como el rostro de la muerte" —dijo con un elegante siseo, imitando el acento a la perfección—, "si puedes ver sus ojos... significa que ya te ha encontrado". Y volvió la cabeza hacia la ventisca mientras los leopardos afilaban sus uñas en mi imaginación. Por las noches los guías se sentaban en torno al fuego y rezaban, o cantaban, o recitaban, o una mezcla de todo ello, mientras sorbían té. Cuando intentaba hablar con ellos murmuraban algo antes de excusarse, para luego meterse en el catre y esperar sin el menor disimulo que yo hiciese lo mismo. Sé que no me apreciaban, hasta el punto de que cuando llegamos a la ciudad de Saluk levantaron un campamento más allá de sus muros. —Volvió a dirigirse al mismo comensal de antes, que dejó de masticar—. «Si nos engañas, te perseguiremos. Si te perseguimos, te encontraremos. Y si te encontramos, tu sangre dará de beber a nuestros hijos». —Quien le escuchaba tragó entero el bolo de comida, que cayó pesado hasta el estómago.

»Los muros de Saluk son... —Levantó la cabeza con la mirada perdida. Quedó en silencio con el cuello extendido y suspiró despacio—. Son años encerrados en barro cocido, presos en paredes centenarias que han visto nacer y morir naciones a su alrededor. Son testigos que no median palabra con el visitante pero al que, si se acerca mucho, pueden regalarle un sonido que solo ellos atesoran: el latido del tiempo. ¿Podéis oírlo? —Cuando su audiencia contuvo la respiración, golpeó con los dedos el pellejo del tambor, emulando el palpitar de un corazón—. Tan sobrios eran esos muros que cuando vi los leones tallados que custodiaban la entrada, sentí tal reverencia que ante ellos hinqué la rodilla, al borde del llanto, pues supe que así como vieron morir a sus hacedores, nos verán morir a todos los presentes.

»Sin embargo, mayor fue aún mi sorpresa al cruzar las murallas y ver las sencillas joyas que encerraban: en una academia al aire libre, filas de jóvenes escuchaban en silencio al maestro, que les instruía sobre las estrellas... y dejad que os diga una cosa, su toga no era barata. Un palacete flanqueado por torres vigilaba la ciudad desde un alto. Por canales de piedra corría el agua y por sus mercados, el dinero: no eran simples tablones en la calle, sino que el comercio se llevaba a cabo con gran reverencia en una plaza rodeada de columnas blancas.

—¿Era ahí donde estaba tu amigo? —preguntó una voz.

—¿Qué amigo? —contestó el Vlad el Viajero con sorna—. Viajo sin que nadie me espere. Pero tenía que conseguir el dinero, así que al mercado que fui... pues en Iza se vende con facilidad algo que pocas gentes quieren comprar.

—¿Comida? —preguntó una voz.

—¿Vino? —dijo otra.

—Conocimiento —replicó Vlad con cierto orgullo—. Me situé en el centro de la plaza, dejé mis pertrechos en el suelo y hablé en alto del mar y cómo predecir sus vaivenes, de cómo limpiar heridas y de las plantas medicinales, a la vez que desplegaba los mapas cartografiados por mí mismo con las mejores rutas comerciales desde Grithar a Ara: alquimistas, curanderos y mercaderes se agruparon a mi alrededor y pagaron bien. De entre la muchedumbre apareció una mujer vestida de blanco y cargada de mapas: tenía la piel morena, los cabellos en hermosos tirabuzones negros y sus ojos... —Calló un instante—. Sus ojos eran una dulce celda de leche y miel, pues me miró solo una vez, pero cuando los recuerdo sé que sigo encerrado en ellos.

Un bardo pidió la palabra alzando la mano y habló cuidando los ritmos:

—Vlad, turbado y maravillado, sintió admiración al contemplar los muros adornados por leones, ¡pero sintió algo distinto, más vulgar e inapropiado, al notar la resistencia de sus pantalones!

El salón irrumpió en carcajadas como truenos ante la ingeniosa rima. Vlad rio con ganas hasta derramar lágrimas y cuando solicitó continuar su relato, los presentes aporrearon las mesas de nuevo hasta que se hizo el silencio.

—Cuando hube reunido bastante dinero regresé al campamento y entregué lo acordado a los guías. «¿Encontraste a tu amigo?», me preguntaron. A lo que yo respondí: «No. He encontrado algo mejor». Se llamaba Aelena. Bebimos hasta el anochecer y nos amamos hasta el alba. Y mientras comíamos, al día siguiente, aplacado el calor que nos unió, le pedí que me hablase de su tierra, de su historia. Me habló de cómo el general Iksandros llegó hasta la capital de Iza tras conquistar todo a su paso y esperó ante sus muros, desarmado: tras él aguardaban ejércitos de pulido bronce, con las crines de los cascos sucias por el polvo del camino, y a cada lado del conquistador marchaban, majestuosos, sendos leopardos de las nieves. El rey de Iza entendió el significado de aquel encuentro entre hombre y bestias y entregó a Iksandros las llaves de la ciudad. Este se mostró magnánimo en la victoria, tan sabio en el gobierno como en el campo de batalla: respetó las centenarias tradiciones y dejó que la influencia de su imperio plantase su semilla en Iza no mediante la espada, sino a través del comercio, la cultura, las leyes y el respeto que inspiró desde que llegó ante el corazón mismo de la nación habiendo domado a las bestias que todos temen. Por eso el escudo de Iza es, desde que se tiene memoria, dos leopardos de las nieves sobre fondo broncíneo.

—Hay quien dice que Iksandros nunca existió —dijo una voz—. Que es una leyenda, otro de tantos nombres cuyas hazañas se exageran con los siglos.

Vlad sonrió con melancolía.

—Quizá. Pero fuese un mito o un hombre, dejó en Iza un regalo para el continente: un lugar en el que se mezclan el pasado y el presente, lo extinto y lo vivo, el conocimiento de sus ciudades y la brutalidad de sus montañas. Así que propongo brindar —alzó el cuerno, todos le imitaron—, por la leyenda de Iksandros. Que su legado de plazas blancas y mujeres hermosas perdure por los siglos, ¡salud!

El viajero se llevó el cuerno a los labios, pero lo encontró vacío.

—¡Seco!

—¡Vlad está seco!

El escanciador se apresuró en llenar el cuerno y alguien le arrojó un hueso por su tardanza. Los comensales encontraron la escena muy divertida, la música volvió a sonar y los allí convocados retomaron las conversaciones en corrillos.

Vlad se sentó y permaneció callado el resto de la cena, recordando con aire distraído desde el interior de su dulce celda de leche y miel.

sábado, 6 de octubre de 2012

Guía Trasgo para la ImagiCon (Urnieta)

Falta menos de una semana para que se celebre la XXX HispaCon / II ImagiCon en Urnieta (Guipuzcoa), Guipuzcoa. La anterior ImagiCon, celebrada en Mislata (Valencia) fue un éxito no solo de asistencia, sino también en cuanto a valoraciones, que destacaban la calidad de la organización, lo interesante de las ponencias y la variedad de contenidos. Guardo un muy grato recuerdo de aquellos días, por lo que no puedo dejar de recomendaros a todos que, si podéis, asistáis a un evento que promete todo lo que fue la anterior edición y todavía más. Estoy seguro de que va a ser una experiencia inolvidable para todos los asistentes.

El Rey Trasgo tendrá su espacio el sábado 13 a las 18:00 (si tenéis pensado asistir, podéis apuntaros al evento de Facebook), así que os animo a venir. Para mí supone muchas cosas, todas ellas positivas, el participar en la ImagiCon. En primer lugar, por estar organizada por la Federación Española de Fantasía Épica: pocas veces me he encontrado con un grupo de personas tan entregado, trabajador y meticuloso. Cada vez que echéis un vistazo a la programación del evento, acordaos de quienes han hecho posible que disfrutemos de algo así: desde aquí mi agradecimiento a todas ellas. Por otra parte, tendrá lugar en Urnieta, a media hora de San Sebastián, la ciudad en la que me crié. Rodeado de los paisajes por los que siento tanto cariño, de mis amigos y familiares... tiene todos los ingredientes para ser un momento único.

El evento va a estar lleno de presentaciones, actos y actividades, así que quiero compartir cuáles son aquellas que no pienso perderme y las que más interés me despiertan. Con todos vosotros, la muy personal pero altamente recomendable Guía Trasgo para la ImagiCon.

Goblin Guide, obra de Warren Mahy, propiedad de Wizards Of the Coast,
dueños de todos sus derechos y Señores de la Adicción al Cartón.
El Rey Trasgo no está vinculado en modo alguno a los trasgos de Magic,
aunque recomiendo hacerse con un par de barajas y jugar. Os gustará. 

VIERNES
  • No pienso faltar a la charla sobre La Princesa Prometida: 25 años después, el viernes a las 13:00. Conducida por mis amigos de la Federación, sé que voy a pasarme toda la hora con una sonrisa en los labios. Vi la película siendo un crío: me emocionaron los duelos, me asusté con las ratas de la ciénaga y me ilusioné al ver a André el Gigante (que sigue bebiéndose cervezas de doce en doce en el gran ring del Más Allá), al que conocía por su carrera como luchador, en una historia de fantasía. Si veis a alguien lanzando hurras y levantándose para aplaudir, seguramente sea yo
  • ¿Una conferencia sobre la estética en el fantástico por Bárbara Hernández? El viernes a las 16:00. Bárbara, además de ser una profesional con una visión clarísima del diseño y una artesana como pocas, es una de esas personas que expresa los conceptos que rigen su trabajo con una claridad y un cariño tan evidente hacia lo que hace, que no puedes sino sentarte a escuchar muy, muy atento. No os lo podéis perder.
  • El viernes a las 17:00 Iria Parente presenta su obra Pétalos de Papel, con más de 4000 descargas y dos impresiones en su haber. Ha conseguido que me interese una obra con tintes románticos, así que imaginaos lo que vale esta chica. Con escuchar a Iria durante quince minutos sobra para darse cuenta de que ama la literatura, un amor que se traduce en conocimientos y mimo a la hora de valorar y analizar textos. Su reseña sobre el Rey Trasgo me sigue maravillando. A esa hora, para los jugones, os aconsejo asistir a la charla de Ion Calafel sobre juegos de fantasía y ciencia ficción. Si el panorama del juego de tablero, rol y wargame fuese un país, Ion sería su Gran Khan, conocedor de sus dominios y señor absoluto de todos sus entresijos. ¿Os van los libros? Iria. ¿Os van los juegos? Ion. Ya me daréis las gracias más tarde.
  • A veces me gustaría poder mandar clones a distintos lugares como Madrox, el Hombre Múltiple. A las 18:00 participaré en la mesa redonda de autores noveles, en la que hablaremos de cómo es eso de dar tus primeros pasos en escribir cosas. Con Alfonso Cea al mando, esperad una hora de charla en la que nadie va a morderse la lengua. A esa misma hora, curso de corrección con Susana Vallejo (¡quiero ir!), conferencia sobre mitología a vasca a cargo de Toti Martínez de Lezea (¡quiero ir) y presentación de la editorial Cáspide de Sergio Mars (¡quiero ir!). ¡Clones!, ¡quiero clones!
  • Sidra a las 19:00. Nuff' said. Yo seré el que habla de cómo tenemos que recuperar las tendencias estéticas del Sacro Imperio.

SÁBADO

  • ¿He dicho ya que necesito clones? A las 11:00 participo en una charla sobre la blogosfera y la fantasía con pesos pesados en esto de Internet como Josema Beza, Sergio Mars o Iria Parente. Que nos os extrañe que apoye la barbilla en las manos mientras escucho sus contribuciones. A esa misma hora, charla sobre la relación entre la novela histórica y la ciencia ficción by the man himself, Javier Negrete. Sabéis lo mucho que me gusta la historia y lo mucho que ha influido en El Rey Trasgo, así que imaginad cuánto me gustaría asistir. Que alguien vaya y me cuente qué tal, por favor. Bueno, no, que venga a la nuestra y deje una cámara grabando en la de Javier. No sé. Clones.
  • No he oído más que cosas buenas de la charla que da Sergi Viciana a las 12:00 sobre cómo sobrevivir a un apocalipsis zombi. También ha llegado a mis oídos que cree que las espadas medievales pesaban demasiado, por lo que no serían una buena arma... Creo que el único modo de salir de dudas será asistir y ver por mí mismo la que fue una de las charlas más laureadas del Celsius 232. A esa misma hora, Iria Parente hablará sobre si se puede enseñar a escribir fantasía. La chica se mete en unos berenjenales donde yo no osaría... pero si alguien capaz de entrar hasta las rodillas en un tema tan profundo y salir airosa, es ella. Otra conferencia imprescindible, a mi parecer.
  • Kelonia se presenta al mundo a las 16:00, pero buscaré el modo de asistir también a la charla sobre la música en la fantasía a cargo de Magnus Dagon. Soy un melómano irredento y la música jugó un papel vital en la concepción y desarrollo de El Rey Trasgo, de lo que dejé testimonio en la pestaña "Playlist", donde encontraréis música de Schelmish, Agalloch, Summoning y muchos más. A esa misma hora, Sofía Rhei nos hablará sobre cómo crear un idioma, que es la clase de charla que me gustaría grabar para escucharla al menos una vez al mes. Pero eso no es todo: a las 16:30, la Sala de Armas Fortuna (San Sebastián) hará una introducción a la esgrima histórica. Esgrima histórica. No hace falta que os repita lo que supone esta maravillosa disciplina para mí: devoción, inspiración, admiración. Haceos un favor y dejad que los chicos de la Fortuna os enseñen por qué TODO lo que os contaron sobre espadas en las películas es mentira mientras os revelan los secretos del sentimiento del acero y la verdadera destreza.
  • La evolución de la fantasía heroica desde los tiempos de Haggard por Sergio Mars a las 17:00. Guau. Tiene pinta de ser la clase de conferencias de las que tardas en levantarte mientras las intervenciones del ponente calan y se asientan en el cerebro. De máximo interés, a mi parecer. A esa misma hora mi compañera de editorial Laura S.B. presenta su obra El letargo del pájaro de fuego, con el que Kelonia se estrena en la ciencia ficción. Si veis a alguien llorando por los pasillos, corriendo de una sala a otra para no perderse nada, soy yo.
  • El momento de la verdad, chicos y chicas. Presentación de El Rey Trasgo a las 18:00. No faltéis. Para los fans de la ilustración, Desiree Bressend conducirá una mesa redonda sobre ídem con autores como Alberto Arribas, autor de la soberbia ilustración Maverick, que podéis encontrar en el segundo volumen de la antología Descubriendo Nuevos Mundos.
  • A las 19:00, Manuel de los Reyes dará una charla que me resulta muy atractiva sobre traducción en literatura fantástica. He trabajado como traductor de novelas y me interesa mucho todo lo que vaya a comentar... aunque no sé si podré ir, ya que a esa misma hora se celebra la conferencia sobre Autoedición, en la que el gran Jesús Cañadas ha prometido sacar la munición XXL y no dejar títere con cabeza. Me froto las manos mientras me río como un villano de película clásica.
  • Uno de los momentos que espero con más ganas: concierto de Duendelirium a las 20:00.
  • Si suena bien es porque son muy, muy buenos. Tuve el placer de escuchar su pre-maqueta durante el viaje en coche al Celsius 232 y no solo nos amenizaron el viaje, sino que se convirtieron en una parte íntegra del mismo, del recuerdo. Me gustaron tanto que me atreví a escribir una reseña sobre ellos, que podéis encontrar en el ejemplar de Septiembre de la revista Imaginarios. ¡Descargadlo, que mola mucho! Tengo muchísimas ganas de escucharlos y os animo a todos a venir. Os prometo que merecerá mucho la pena.
DOMINGO

  • Conferencia sobre si hay fantasía más allá de Martin y Tolkien por los hermanos Fernando y Alfonso Cea a las 11:00. Esta charla tiene "memorable" escrito sobre ella, para aprender mucho y divertirse. Asistiré aunque mi cabeza me pida quince minutos más en la cama tras la juerga del sábado.
  • A las 12:00, taller sobre Qué quiere el lector de fantasía a cargo de la Federación Española de Fantasía Épica. Se llevó a cabo la misma charla en la edición de Tiramisú entre Libros de fantasía épica y todo el mundo se lo pasó en grande. ¿Qué mejor manera de cerrar la ImagiCon?
Y hasta aquí llega la guía. Os espero a todos en Urnieta. Va a ser inolvidable. Allí nos vemos.

jueves, 30 de agosto de 2012

¿Dónde comprar El Rey Trasgo?

Están llegando muchos visitantes al blog interesados en dónde comprar El Rey Trasgo (¡bien!). Crearé una etiqueta para ello, pero de momento dejo aquí un listado de las tiendas online y físicas donde hacerse con la novela. ¡Gracias por vuestro interés!

TIENDAS ONLINE

En la tienda oficial de Kelonia Editorial
En la tienda de FantasyMundo
En la tienda de LibroHoy
En la tienda de Sueños de Papel
En la tienda CyberDark

TIENDAS FÍSICAS

Voy actualizando las librerías en las que está disponible en la etiqueta Puntos de Venta.

Badalona: CyberComic
Barcelona: Librería Gigamesh
Donostia/San Sebastián: Armageddon Comics
Madrid: Estudio en Escarlata
Mallorca: Wakanda Cómics
Mislata: Shalakabula
Murcia: Librería Tres Espacios
Las Palmas de Gran Canaria: Sueños de Papel
Valencia: Bibliocafé
Oviedo: Bosque Mitago
Salamanca: Tienda Dtbos

¿ESTÁ EN LA FNAC/CASA DEL LIBRO/GRANDES SUPERFICIES?


No, El Rey Trasgo no está a la venta en estos puntos. No obstante, si solicitáis un ejemplar en vuestra librería favorita, pueden ponerse en contacto con Kelonia Editorial para pediros un ejemplar.

viernes, 24 de agosto de 2012

El viaje de Ángel y el trasgo

Mi amigo Ángel ha pasado unas vacaciones de verano fantásticas dando una vuelta por la Gran Bretaña. Como es así de majo, ha decidido llevarse un compañero de viaje de unas 300 páginas para viajar con él a través de paisajes de una belleza extraordinaria. No voy a abundar, por miedo a repetirme, en lo significativos e importantes que fueron esta clase de escenarios a la hora de concebir y desarrollar El Rey Trasgo: al igual que muchos aficionados al género fantástico, soy un devoto de las colinas llenas de verdor, los castillos, las grutas y otros muchos regalos que la naturaleza y la historia nos han legado para que admiremos y cuidemos.

Es por eso que solicité su permiso para subir sus fotos al blog y así invitaros a disfrutar del increíble recorrido en el que ha embarcado al Rey Trasgo, a través de lugares que podrían perfectamente tener su lugar en las páginas de la novela. Desde aquí, Ángel, mi más sincero agradecimiento. Que los trasgos de todo el mundo traigan dicha a tus seres queridos y pústulas a tus enemigos.

Esta es la dedicatoria de su ejemplar, con tres armas representativas de cada nación: una alabarda -un arma cara y versátil- para la próspera Ara, un mandoble para Esidia -el arma en torno a la cual han articulado hasta un código ético-, y un martillo de guerra para Thorar, por el profundo impacto psicológico y la brutalidad que transmite esta arma, propia del estilo de combate de la belicosa nación. ¡Vamos al lío! 

En una preciosa granja inglesa. ¿Soy yo, o el caballo blanco de la foto podría ser un unicornio? De hecho, creo que en esos paisajes cualquier caballo parece un unicornio. Es más, creo que podrías dejar un gato suelto y tu cerebro se ocuparía de distorsionarlo hasta que pareciese un unicornio. Hay escenarios que se lo dan todo hecho a la imaginación, que solo te piden que los observes...

En Gales, con la clase de cielo que a mí me gusta. Me apasiona la historia altomedieval de Inglaterra y Gales: no sé de ella todo lo que me gustaría, pero lo poco que conozco me cautiva. Es una historia ingrata, llena de traiciones, escaramuzas, amarga y por todo ello, fascinante. Leer la historia de Gales es como leer una excelente novela. Un día, que espero que no tarde en llegar, lo visitaré.

En las cascadas de Devil's Bridge, Gales. Vamos a ver, ¿cómo no van a salir leyendas de lugares así? Te la ponen en bandeja, ¡en bandeja!

 Y entonces las palabras del poeta toman forma, se hacen reales, transforman el mundo y todo aquiere una nueva dimensión. Se crean sonidos, figuras, personas, historias.

En las cuevas de Smoo. Buena parte de la novela transcurre en los Picos Negros, las montañas más altas de la pequeña nación de Esidia, hogar de trasgos y bárbaros mortecinos como árboles secos. Imagino sus muchas cuevas con un aspecto parecido a estas grutas, aunque sin vegetación. Las cuevas y galerías ejercen una sensación dual que encuentro interesantísima: el miedo que despierta la oscuridad frente a la curiosidad que ejerce lo desconocido, lo que hay más allá. "A partir de estas puertas no hay, nada, sino solo oscuridad, ¿no te da miedo?", preguntaron los escorpiones a Gilgamesh. Y a pesar de todo, entró. Porque pocas cosas hay más irresistibles que la necesidad de saber. Pero estoy divagando, disculpad.

 The Old Man of Storr. Me gustan los monolitos, tanto naturales como creados por el hombre. Durante la redacción de El Rey Trasgo me sentí tentado a crear una figura monolítica, analizar su importancia, pero no era su momento. Aparecerá a lo largo de la saga y tendrá un significado, eso seguro. Pero el primer libro no era su lugar.

¡En el Eilean Donan, el castillo de los Inmortales! No, aún no he visto la película. Sí, soy consciente de la mancha en mi currículum que ello supone. No, no tengo fecha prevista para subsanarlo. Sí, intento llevar mi vida con dignidad pese a ello, ¡no me agobiéis! Un castillo precioso rodeado de un escenario cautivador. Pienso en la impresión que tenía que causar en el visitante que se aproximase a él a través del puente, viéndolo cada vez más próximo. Es muy evocador.

En Rosslyn Chapel. Por lo que he leído de ella, parece que tiene vinculaciones templarias y masónicas... aunque ahora que lo pienso, ¿hay algún edificio que no las tenga? Sospecho que mi piso debe tenerlas por algún lado. En cualquier caso, un lugar muy hermoso lleno de impresionantes relieves, grabados y figuras curiosas. Me gusta su construcción y los "hombres verdes" que la decoran, parecidos a trasgos, legado de ese eslabón perdido entre el cristianismo primigenio y el paganismo que profesó la iglesia celta durante años, aislada de la doctrina "oficial" de Roma.

Y con esto concluye nuestro recorrido. Como autor, es una experiencia increíble que un lector tenga el detalle de incluir tu trabajo en un tour fotográfico tan hermoso y evocador. Una vez más, a riesgo de ser pesado, todo mi agradecimiento a Ángel. Gracias por hacer feliz a este aprendiz de las historias.

jueves, 26 de julio de 2012

Fotografías de Juan Díaz en Celsius 232

Las fotos de Juan Díaz, compañero de la Federación Española de Fantasía Épica y amigo, merecían su propia entrada, no solo por su calidad sino por la dedicación que el autor imprime en cada una de ellas. Ese interés y meticulosidad quedan patentes en todos y cada uno de sus proyectos, en los que se combina un profundo conocimiento de aquello en lo que está trabajando -ya sea una indumentaria medieval o un diseño comercial-, por lo que os invito encarecidamente a echar un vistazo a su portafolio. Juan no se separó de mí en todo el día y trabajó porque cada instantánea fuese única, y por ello le estoy muy, pero que muy agradecido. Hay muchas, pero estas son mis favoritas. Que las disfrutéis. 

Durante la presentación. Los pósters quedaron de maravilla. No, no me
cansaré de repetirlo: pósters memorables para un momento memorable.
Gracias de nuevo a Bárbara y a Diego por su apoyo.

Los valientes que se animaron a entrar en un mundo de comandantes tullidos,
fortalezas voladoras y trasgos dementes. Espero que su viaje sea intenso, rico
en alegrías y penas. Me emociona pensar que tarde o temprano van a leer la novela.

Firmando un ejemplar. Los nombres que empiezan con "S" piden que
dibuje un dragoncito en la inicial, como ya me pasó con Sergio Alarte.
En la dedicatoria, la Ciudadela y la montaña que dan nombre a la novela.

Me encanta cómo en esta foto Juan consigue que todo esté desenfocado salvo
la dedicatoria, que se convierte en punto focal. Estoy dibujando la heráldica de
la nación sureña de Ara: un león de gesto adusto vigilando un paso marítimo. 

Dibujando un Bat-trasgo para Miguel Aguerralde. Una persona
importante para él es fan de Batman, así que fue un placer hacer algo así.
La próxima vez le haré un Batman medieval de armadura negra.

Iria Parente disfruta del full monty del bueno de Tobías.
Si sabes qué significa "full monty", seguramente seas de mi quinta.

El Rey Trasgo, en primer plano. Me gusta esta foto.

Un trasguete apremia a George R. R. Martin a esmerarse más con las firmas
-es fácil decirlo cuando tu cola de firmas no da la vuelta a la plaza, je-.
Acabo de caer en que lo he dibujado zurdo, ¡ups! Pero el resultado es salado.

¿Os ha gustado El Rey Trasgo? Se lo debéis a esta personita.
Me encanta esta instantánea, que tiene más de retrato que de fotografía.
Su actitud curiosa pero discreta, dulce, atenta; siempre cerca, siempre a mi lado.
Gracias por todo tu apoyo.

lunes, 23 de julio de 2012

Crónica trasguil del Celsius 232


Llegamos a Avilés, una ciudad preciosa con un tiempo de lo más agradable, el jueves por la tarde. Antes de entrar en harina, quiero destacar que quedé prendado del paisaje asturiano, similar al vasco en muchos aspectos y perfecto para un enamorado del verde y las montañas; hizo que el último tramo del viaje fuese un regalo para la vista. Habiendo escrito El Rey Trasgo con esta orografía en mente para una de las localizaciones fundamentales de la novela -la norteña nación de Esidia-, saber que iba a llevar a cabo la primera presentación rodeado de tanta belleza fue una sensación increíble. Una vez llegados a la ubicación del festival Celsius 232 -que incluía varios stands y casetas para las tiendas, una carpa de actividades, un auditorio y un parque cercano-, después de asistir un rato al encuentro con Peter Berling y repartir saludos de izquierda a derecha a un montón de amigos y profesionales, cenamos en las inmediaciones y descansamos de cara al día siguiente.

Asturias, una región preciosa. Me muerto de ganas de volver.

La presentación de la editorial Kelonia contó con la presencia de los editores Carmen Cabello y Sergio Alarte, Bárbara Hernández -autora de la portada- y yo. Durante veinte minutos desgranamos cuáles son los objetivos de Kelonia, cuál es el papel que aspira a llevar a cabo en el panorama editorial español, las obras publicadas y las que están por venir, su método de trabajo y de selección de manuscritos, el mimo puesto en la maquetación de las obras y la libertad otorgada al autor, entre otros muchos puntos. Tanto Carmen como Sergio saben ser cercanos en cualquier circunstancia y Bárbara contribuyó con su perspectiva sobre la elaboración de la portada. Yo, como no podía ser de otro modo, me centré en el gran trabajo hecho en la edición de El Rey Trasgo -con estupendos encabezados, separadores personalizados que se adaptan, al igual que las letras capitales, a las dos tramas de la novela, un aspecto despejado que facilita la lectura...- y en la excepcional comunicación que se mantiene entre autor y editorial.

Presentación de la Editorial Kelonia, rodeados de hermosos pósters.

Una vez concluida, llegó el momento de presentar El Rey Trasgo. No sabía qué decir. Me había pasado buena parte de la mañana elaborando y descartando distintas ideas, como un dibujante que no dejase de lanzar esbozos a la papelera a los dos trazos. La noche anterior un dolor de cabeza estuvo a punto de hacer que me tirase por la ventana hasta que un baño, una aspirina y el apoyo de mi pareja obligaron a mi cerebro a colaborar. Mientras se repartían los números para el sorteo de los pósters, esperaba sentado la llegada de mi presentador, mirando en derredor al público. Mis padres. Mis amigos. Compañeros y conocidos. Muchas caras nuevas. Glups. La llegada de Diego García Cruz confirmó que no había escapatoria, así que respiré hondo y dejé que los acontecimientos saliesen como quisiesen salir.

Y ey, todo fue la mar de bien. Diego -Hermano Traductor- condujo la presentación con soltura, haciendo observaciones inteligentes sobre distintos puntos de la novela, dándome pie a explayarme con detalles que de otro modo hubiese encontrado difícil sacar a colación, ayudándome a dibujar un retrato claro de esta novela imposible de resumir. Le estoy muy agradecido por su apoyo, al igual que a Bárbara, cuyos comentarios sobre las diferencias entre las dos imágenes (la de Óscar Pérez y la suya) fueron tan acertados como interesantes. Yo apenas me oía hablar: recibía una pregunta o un comentario que continuar y respondía aquello que consideraba más apropiado, tratando de tomarle el pulso a los asistentes a través de sus reacciones, expresando con honestidad aquello que he aspirado a hacer y los motivos que me llevaron a hacerlo así. Tengo muchísimos "fotogramas" de aquellos veinte minutos eternos grabados a fuego en la memoria, pero serían demasiados como para comentarlos todos. A todos los asistentes: gracias.

Presentación de El Rey Trasgo. Bárbara permanece alerta ante
cualquier spoiler, lista para cercenar la cabeza de quien lo suelte.

Después de la presentación y el sorteo de los pósters (enhorabuena a los ganadores) tuvo lugar la firma de ejemplares: agotamos los ejemplares que habíamos dispuesto para la librería, teniendo que incorporar aquellos que habíamos traído en el coche, y durante dos horas estuve dibujando y dedicando con una sonrisa en los labios. Hubo reyes trasgo sintiendo el viento en las palmas de las manos, escudos heráldicos, trasgos-zombi, trasgos-Batman, wyvernas, Ciudadelas y montañas, un trasguete apremiando a George R. R. Martin a firmar con más esmero e incluso un divertido retrato de Tobías, personaje trágico convertido en atractivo gigoló de cumpleaños. Juan Díaz me acompañó en todo momento con su cámara -no puedo agradecerle lo bastante su apoyo constante, el tiempo dedicado a retratar la sesión de firmas y su esmero-, dedicó algunos de sus excepcionales marcapáginas y hasta acompañó una de mis dedicatorias con la suya. Bárbara, después de firmar el póster de la portada, dedicó ejemplares con el estilo inimitable de su cómic Viñeteando, que cuelga en Facebook. Son una pareja de personas maravillosas a las que debo mucho. Gracias a los dos.

Tobías es un personaje trágico, un retrato del amor romántico hecho trizas,
del aislamiento y la soledad, de las rémoras emocionales y las heridas que nunca curan.
Y tiene un culo sobre el que se pueden partir nueces, al parecer.

Después de una tarde relajada echando un vistazo a la clase de espada de mano y media impartida por la EscuelaAsturiana de Esgrima Antigua -aproveché para agradecerles su difusión de esta increíble disciplina, ¡practicadla si tenéis la oportunidad!- y jugar una partida a Los Lobos de Castronegro -descubrimos que es mucho más divertido cazar brujas que lobos-, los socios de la Federación Española de Fantasía Épica concretamos algunos aspectos sobre la Imagicón de Urnieta y los Premios Fénix, que se anunciaron al día siguiente y se especificarán en breve a través de la web de la Federación. Ambos son proyectos muy ilusionantes, en los que se unen pasión, experiencia y dedicación: aún hay muchas, muchísimas novedades por anunciar, pero a medida que vayan produciéndose estoy seguro de que cada vez más personas se sentirán tentadas de subir al País Vasco para disfrutar de una experiencia irrepetible para todos, como ya lo fue la anterior Imagicón.

A la tarde, más dibujos. Este es un trasgo medio Aerys Targaryen,
medio Robert Baratheon, dos hombres a los que admiro mucho.

Al día siguiente participamos temprano en la charla "Evolución de las sagas de fantasía: de Cimmeria a Invernalia", enmarcada dentro de la estupenda AsturCon. De esta conferencia me gustaría destacar la participación de los asistentes, que siempre enriquecen esta clase de eventos, y del ambiente tan excepcional que reinó durante una hora que se hizo demasiado corta. Se crea un ambiente especial cuando aficionados y profesionales (Víctor Conde se contaba entre el público y participó activamente en la charla) se encuentran cómodos hablando de aquello que les apasiona, intercambiando detalles y diseccionando los mil y un aspectos que rodean a la situación de la literatura fantástica desde sus orígenes hasta la actualidad. Carmen contribuyó con un estupendo análisis del fantástico en España, Sergio aportó detalles jugosos para entender mejor la labor de los distintos autores y yo hablé de gente cayéndose por un precipicio, la ausencia de Tom Bombadil en las películas de Peter Jackson y de un Hitler vampiro salvando la literatura de género. No preguntéis.

"Y por eso creo que el sistema de gobierno propuesto por Sauron
es objetivamente mejor que los caducos y segregacionistas regímenes
de las mal llamadas Razas Libres. ¿Preguntas?"

Más tarde ese mismo día asistimos a la presentación de El Yelmo del Caballero, de Sergio Alarte con David Mateo. En un ambiente distendido, Sergio dio detalles de su obra y reveló que está trabajando en una segunda parte, movido por los ánimos de los lectores a retomar su historia sobre el continente de Aru. Inmediatamente después se anunció la Imagicón de Urnieta a cargo de la delegación de El Bastión del Fénix y el vicepresidente del Oráculo del Fénix: se concretaron fechas, se anticiparon actividades y se anunciaron los premios Fénix, que harán de la transparente participación de profesionales y expertos su bandera con la vista puesta en convertirse en unos galardones de referencia en literatura, ilustración, rol, y muchos más formatos relacionados con la fantasía. Los detalles no tardarán en salir a la luz y creedme, tenemos cosas muy interesantes guardadas en la nevera, así que permaneced atentos.

Ya veréis qué ases tienen guardados en las mangas, ya...

A la tarde asistimos a la conferencia de Guillem López, "El budismo Zen y la Guerra de las Galaxias", una ponencia original e interesante, hilada con maestría, que tuvo al público en la tatuada mano del autor. Por último partimos en autobús a la Espicha, la cena de clausura del evento. Rodeados de tapas y sidra, los asistentes pasamos una noche inolvidable en la que charlamos todos con todos, nos divertimos y cantamos El oso y la doncella en presencia del autor como si no hubiese un mañana. La juerga continuó de regreso a Avilés hasta las seis de la mañana, cuando el cerebro empezó a advertirnos de que si no nos metíamos en la cama se desconectaría por su cuenta.

Con el genuino, el inimitable, el genio, George R. R. Martin, alma de la fiesta.
Palabras textuales: "El Rey Trasgo mola tanto como Canción de Hielo y Fuego, oye".
Tal cual os lo digo.

Al día siguiente, afectuosas despedidas, buenos deseos y abrazos para poner punto final a unos días inolvidables. Ha sido una experiencia irrepetible que me acompañará siempre, y por ello quiero agradecer a todos los que lo han hecho posible: mis padres, Eugenia -te quiero-, Carmen y Sergio, Bárbara y Juan, Carlos, Lis, Desirée, Andrea, Mamen, Elena, Helena, Fer, Diego, Jesús, Guillem, Cristina, a todos los asistentes, los lectores que se hicieron con sus copias de El Rey Trasgo -espero, de corazón, que las disfrutéis- y a George R. R. Martin por atraer a tanto público, sin el cual el Celsius 232 no hubiese sido posible.

Cristina Macía, artífice del evento, ojiplática ante su Rey Trasgo dedicado.
Trasguius 232, el evento que más dará que hablar. Permanezcan atentos.

martes, 17 de julio de 2012

Pósters para la presentación

Así es como van a lucir los dos pósters de El Rey Trasgo -clic para ampliar- que sortearemos en la presentación de la novela en Celsius 232, el viernes 20 a las 12:20 en la carpa de actividades. ¡Allí os esperamos!



miércoles, 11 de julio de 2012

Presentación de El Rey Trasgo en Celsius 232


Kelonia Editorial y El Rey Trasgo estarán en Celsius 232, el festival llamado a convertirse en uno de los referentes de la literatura de género. La organización ha subido el programa del evento a la página web, en el que se confirma que la presentación de la novela tendrá lugar en la carpa de presentaciones el Viernes 20 a las 12:20, a cargo de Diego García Cruz.

Queremos hacer de la presentación algo especial, así que después de esta habrá firmas para todos -si no hay tiempo de hacerlo en la carpa firmo en la cafetería o donde toque-, regalos de chapas y marcapáginas y sorteo de pósters con ilustraciones que no necesitan presentación: la portada de Barb Hernández (en el cartel) y la ilustración de Óscar Pérez "Bardo" (a la izquierda). Y eso si no nos volvemos locos entretanto y decidimos incluir alguna cosita más.

Os esperamos a todos. Nos vemos en Avilés.


lunes, 9 de julio de 2012

Ilustración de Óscar Pérez "Bardo" para la novela

Clic para ampliar.

Pues sí, damas y caballeros: esta es la increíble ilustración de Óscar Pérez para El Rey Trasgo. A partir de ella haremos un total de 3 pósters que sortearemos entre aquellos que adquieran el libro a través de la oferta de lanzamiento (recordad: 5% de descuento, chapa y juego de marcapáginas de la novela, dedicatoria, sorteo de 3 pósters y una camiseta) que dura hasta el 31 de julio. El grado de detalle, la luz, lo cuidado de lo atmósfera y muchos aspectos más ponen de manifiesto el tremendo mimo que Óscar ha puesto en este trabajo. Desde aquí, mi agradecimiento por su implicación, ¡gracias, compañero!

viernes, 6 de julio de 2012

¡Ya están aquí los marcapáginas!

¡Ya están impresos los marcapáginas de El Rey Trasgo! El resultado es espectacular, ¡no recuerdo haber visto unos tan bonitos! Vale, no soy una fuente imparcial, pero decidme si no son alucinantes. El mérito es de los artistas que han dado vida con sus lápices a los personajes y de Estudio Virgulilla, que ha maquetado los marcapáginas hasta conseguir este resultado tan bonito. ¡Si queréis un juego completo -los tres-, aprovechad la promoción de lanzamiento, que tiene fecha límite!

Diseño a cargo de Estudio Virgulilla
Kaelan Eranias por Juan Díaz
Mirias por Javier Charro

jueves, 5 de julio de 2012

¿Por qué esgrima antigua?

Imagen de freifechter.com, web dedicada al estudio de los tratados de Joachim Meyer

Nuestro pilar es instigar el terror en el enemigo mediante nuestra habilidad.
Que sepa, desde el momento en el que decida cruzar espadas con nosotros, que podemos predecir cada uno de sus gestos. - Uomas Mitrean, maestro de armas esidiano

Los que se aventuren a leer El Rey Trasgo encontrarán que la esgrima antigua, específicamente la esgrima de mandoble -también conocida como espada a dos manos o espada de mano y media- tiene un peso específico en sus páginas: se detallan las técnicas y los movimientos, los principios básicos, se da protagonismo a aspectos como el peso o el manejo del arma, los duelos están muy detallados y hasta se articula una moral y una forma de ser en torno al arma.

¿Por qué?

Porque habiendo tenido el privilegio de recibir clases -pocas, pero de las que no se olvidan- de mano de  ese enorme comunicador y experto que es Rodrigo "Rorro" González, sería delito no hacer uso de los conocimientos que me transmitió. Porque teniendo un amigo como Jaime Girona, de sabiduría enciclopédica y contagiosa pasión por esta disciplina, sería un insulto no plasmar aquello que me enseñó. Tengo mucho que agradecer a ambos y este es mi modo de demostrarlo.

Porque ya vale de espadas a dos manos en novelas de fantasía con dragones en la cruz y grabados imposibles en el pomo, con cuchillas en el filo, acanaladuras agujereadas y quince kilos de peso en total. Porque la imagen estereotipada y profundamente errónea del mandoble como arma lenta, torpe y pesada tiene que desaparecer; porque merece la pena difundir y divulgar qué era la esgrima de mandoble, qué es el sentimiento del acero, qué hay detrás del cruce de filos.

Porque entrecierro los ojos -como cuando hay una escena con mucha sangre- cada vez que veo a dos duelistas en una serie o película haciendo fuerza espada contra espada, o lanzando tajos sin ton ni son, o apuntando el arma hacia la próxima gasolinera cuando deberían estar cubriéndose con ella... todo ello para recrear un combate que ni es bonito, ni es épico, ni es intenso, sino el equivalente a talar un árbol golpeándole con el canto del hacha.

Porque maestros de armas y prebostes no pasaron años elaborando tratados para que los utilizásemos como envoltorio de bocadillos.

Porque detrás del manejo de la espada puede que haya arte, pero lo que hay seguro es ciencia.

Porque si puedo contribuir, con mi modestísima aportación, a que cada vez más personas descubran y se interesen por la esgrima antigua, dad por hecho que lo haré.

Porque me apasiona.

Algunos enlaces de interés:

martes, 26 de junio de 2012

El Rey Trasgo, ya a la venta


Portada de El Rey Trasgo - La Ciudadela y la Montaña, por Bárbara Hernández

La espera ha terminado. Ya podéis reservar vuestro ejemplar de El Rey Trasgo, La Ciudadela y la Montaña, a través de la página web de Kelonia Editorial. También podéis acceder a través del enlace de la derecha. Por comprarlo en el lanzamiento, tendréis los siguientes regalos:

* Una chapa con el símbolo de El Rey Trasgo.

* Accederéis al sorteo de un póster de Óscar Pérez que nos os vais a poder creer.

* También accederéis a un sorteo de una camiseta de Kelonia Editorial.

* Dedicatoria del abajo firmante.

* Un juego de marcapáginas con ilustraciones de Juan Díaz, Medusa the Dollmaker y Javier Charro (el resultado final tendrá otros detalles, ¡ya veréis, ya!):

Kaelan Eranias, de los ejércitos de Esidia, por Juan Díaz

Naié, juglar karense, por Medusa the Dollmaker

Mirias, nigromante entre la vida y la muerte, por Javier Charro

Y puede que haya más sorpresas en el horizonte. Gracias a todos por estar ahí. Espero que este pequeño trasguete os proporcione tanta ilusión y os lleve a tantas aventuras como ha hecho conmigo.